secretariafisdpam@gmail.com

Me llamo Francisco Javier Fernández Lobato y soy el Fundador y Presidente de la Asociación Española de Formación en Seguridad y Defensa Personal (AEFSDP).

 Actualmente encuadrada en la Federación Internacional de Seguridad, Defensa Personal y Artes Marciales -FISDPAM. Soy Brigada del Ejército de Tierra, durante mis 25 años de servicio he estado destinado en La Legión, en la Brigada Paracaidista y en Centros de Formación.
 
Entre otros cursos, en el 2003 realicé el curso de Instructor de Educación Física en la Escuela Central de Educación Física, ECEF (Toledo). Desde entonces no he cesado de instruir y aprender cada día más sobre el entrenamiento físico y las artes marciales, buscando siempre métodos nuevos y más eficaces.
 
Siempre me han llamado la atención los métodos de defensa personal policial y de combate cuerpo a cuerpo, probé la práctica en varias Federaciones y Asociaciones, resultando un fracaso. En la mayoría de estos sitios desembolsé cantidades ingentes de dinero a cambio prácticamente de un papel firmado (sin que me transmitieran conocimientos de calidad ) y quedando atrapado en una especie de estafa piramidal. Estos métodos se “vendían” carísimos (más que los de artes marciales convencionales).

Nacimiento de la AEFSDP

Cuando realicé las Jornadas de Instructores de Combate Cuerpo a Cuerpo e intervención no letal (CCC-INL) en el 2012 (de las cuáles guardo muy gratos momentos) me di cuenta que quería dedicar mi vida a la práctica y difusión de este tipo de métodos profesionales, pero con un enfoque propio (ya que no encontraba fuera uno satisfactorio), asumiendo el código ético y modo de trabajo de los “encargados de hacer cumplir ley” como forma de vida, buscando las similitudes entre todos los profesionales de la seguridad, o sea, un método común que pudieran trabajar juntos tanto policías como un militares como funcionarios de prisiones o vigilantes de seguridad, pues todos ellos, en mayor o menor medida, están bajo un mismo código ético y limitados por unos condicionantes legales y técnicos comunes. 

Lamentablemente, por entonces, no conocía ningún organismo capaz de proporcionar la formación que yo quería. Existía adaptaciones de artes marciales o defensa personal con enfoque policial (y sigue habiéndolo).

Al igual que yo, debía haber más personas con anhelo de completar su formación, profesionales con vocación, que disfrutan perfeccionando sus habilidades para lograr ser un “maestro” en su trabajo, y por qué no, dispuestos a compartir sus conocimientos.

Entrenamiento + pedagogía + legislación + experiencia = AEFSDP

El método

Dispuesto a materializar como sea un método profesional de combate, intervención o defensa personal, me propuse desarrollar uno como me hubiera gustado encontrar. Aplicando mis conocimientos sobre entrenamiento físico, pedagogía, legislación, fisiología del estrés  y los propios de mi empleo y mi experiencia en las artes marciales, empecé “mi camino”. Para que no resultara este método uno más, debía cuestionarlo todo, establecer en la base, el marco legal y el código deontológico de los funcionarios encargados de hacer cumplir la ley y luego, buscar las herramientas para proporcionarle al agente la resolución de los problemas tipo. Además el método de aprendizaje debía ser novedoso en cuanto a la eficacia de asimilación y resultados.
 
La realidad es que no se les puede dar una formación de 8 años en defensa personal  a un agente para que empiece a ser eficaz en la resolución de enfrentamientos.  He estado en una amplia variedad de cursos “policiales y militares”, tanto procedentes de la administración como de organismos privados (como federaciones). La realidad es que un profesional de la seguridad necesita de un método cuyo sistema de entrenamiento permita, en un número de horas razonable, la adquisición de unas capacidades que permitan realizar su trabajo conforme a lo exigido.
 
Para que este método pudiera aprenderse fácilmente y aplicarse en la realidad, debía tener las mínimas técnicas posibles para resolver todo el espectro de situaciones (rapidez, sencillez) pues, en muchas de estas, se trabajará con un nivel de estrés elevado y por eso los movimientos deben estar automatizados.
 
Así nació el programa técnico de SDP SEGURIDAD Y DEFENSA PERSONAL , actualmente es el que se imparte en las clases dadas por instructores de Seguridad y Defensa Personal de la AEFSDP. El programa continúa hoy en día abierto a mejoras y continuará abierto en el futuro.