Mi experiencia en Yoseikan Budo

Compartir

En este artículo contaré mi experiencia personal en el entrenamiento en Yoseikan Budo que inicié en agosto de 2018, arte marcial que cumple todas mis expectativas y que no deja de sorprenderme día a día conforme voy conociéndolo  más.

Antes decir que abandone el estudio de las artes marciales  en el formato Federación por haber sufrido numerosas y tremendas desilusiones provocadas por la falta de respuestas en mi búsqueda así como por los detalles burocráticos y sectáreos vividos, los cuáles no merecen la pena prestar más atención.

Ya en el 2012 tenía iniciado mi proyecto sobre el Sistema Seguridad y Defensa Personal, al no encontrar respuestas satisfactorias en otras disciplinas inicié yo mismo la búsqueda de un sistema realista que sirviera de manera eficaz en la defensa personal de los agentes encargados de hacer cumplir la ley principalmente. Para saber más sobre esto pincha en el siguiente enlace (El sistema)

En todo este tiempo, siempre he mantenido contacto esporádico con Francisco Javier Fernández Valdés, Maestro de Yoseikan Budo. Veía a través de la red sus logros deportivos y métodos pedagógicos, lo cuál siempre me llamaba la atención, pues siempre me servía de ejemplo y  me preguntaba como conseguía tales resultados.

Fernández Valdés a la derecha. Aarón Aneiros a la izquierda, alumno suyo.

Fue en el verano del 2018 cuando me decidí a pedirle que me enseñara su trabajo y acordamos  un entrenamiento privado de un día y medio. El viernes  por la tarde me encontraba en su Dojo y comenzamos con una breve introducción sobre el arte marcial de Hiro Mochizuki., me explicó el efecto ondulatorio o como él lo llamaba, de optimización de la potencia, y cómo a través de este principio, el arte marcial Yoseikan Budo se desarrolla.

Todo esto no hubiera impactado en mí tanto sino no hubiera sido por la demostración al instante de todo lo que me explicaba, con una contundencia brutal, fuera de toda duda, además cada pregunta era respondida y provocaba en mí el efecto de soltar una chispa en un granero de paja….las piezas del rompecabezas que desde hacía años buscaba las tenía allí mismo.

Para los que no conozcan el arte marcial al que me refiero, les expongo un breve resumen de una presentación, obra de Christophe JEANNIN.

El Maestro Hiroo MOCHIZUKI introduce el movimiento ondulatorio por medio de la siguiente observación.

“Un artista se entrena con un látigo de 8m de largo, en cuya punta tiene atado un cuchillo. Intenta clavar el cuchillo en un árbol situado frente a él. El árbol es grueso y sólido, y cualquiera que haya intentado clavar un cuchillo con la mano en un árbol, sabe que solo penetrará unos milímetros de la corteza. Pero, para mi sorpresa, el artista clava el cuchillo varios centímetros en el árbol, tan profundo que incluso le resulta difícil sacarlo del árbol”.

A partir de esta asombrosa experiencia, intentó imitar el movimiento de onda que hacía el artista al lanzar el látigo. Luego, comenzó a aplicar este movimiento de onda en puñetazos, y después de obtener interesantes resultados se decidió a volver a realizar esa experiencia con la ayuda de instrumentos de medición en el INSEP1.

Medida la fuerza de los puñetazos, los cinturones negros de Kárate presentes obtuvieron, en el mejor de los casos, los siguientes resultados:

300 Kg. de presión, mediante un puñetazo “clásico”.

600 Kg. de presión, mediante una patada “clásica”.

Por otra parte, el Maestro Hiroo MOCHIZUKI mediante la utilización del movimiento ondulatorio, que el denomina onda de choque, obtuvo:

750 Kg. de presión, mediante un puñetazo.

1.200 Kg. de presión, mediante una patada.

Estimulado por esa experiencia, el Maestro Hiroo MOCHIZUKI intentó aplicar ese principio a las proyecciones de Judo y de Aikido, y a las armas de Kobudo.

El Maestro Hiroo MOCHIZUKI ha llegado a descubrir que los atemis (golpes de pies y manos), las proyecciones, las llaves (torsiones articulatorias) y las armas pueden estar estrechamente relacionadas por medio del principio de la onda de choque.

En efecto, a partir de un mismo movimiento ondulatorio se pueden desarrollar centenares de técnicas diferentes.

No es, por lo tanto, necesario trabajar las artes marciales de modo separado.

El Maestro Hiroo MOCHIZUKI ha podido constatar por experiencia, que el entrenamiento de las proyecciones desarrolla el poder de los atemis, y que los atemis desarrollan la velocidad de las técnicas de armas y de las proyecciones.

El movimiento ondulatorio permite, de esta manera, el estudio de todas las artes marciales al mismo tiempo.

Los fundamentos de todas las técnicas de las artes marciales se encuentran recogidos en la Kata “Yoseikan Happo” de Yoseikan Budo. Esta Kata contiene los ocho movimientos de base para el lanzamiento de la onda de choque.

Estos movimientos pueden ser explotados sin límite, tanto en las artes marciales como en cualquier deporte.

En consecuencia, el Yoseikan Budo no es una síntesis de diferentes disciplinas; más bien es un arte marcial basado en el principio de la “onda de choque”, lo que permite el desarrollo de diferentes técnicas. Es un método integral.

Para los que hayan leído algo sobre mi trabajo de búsqueda, sabrán que mi principal objetivo era buscar movimientos “raíces” que fueran el origen de todo movimiento, los básicos (manual de entrenamiento de Seguridad y Defensa Personal), por lo que le daba una importancia tremenda al adecuado conocimiento de los patrones correctos en gestos como la sentadilla, la extensión de brazos y la dominada, también siempre he hecho hincapié en la de emplear el mínimo numero de técnicas posibles que me permitan resolver la mayoría de las situaciones (más información). Lo que el Yoseikan Budo propone es algo más avanzado que esto, más sencillo, más eficaz y más potente a la vez, propone aprender a moverse de manera óptima, de manera que cualquier gesto que hagamos ya es técnica, es decir, cuando aprendes a moverte, la técnica es una consecuencia de tu movimiento. A este nivel, el estudio de una técnica en concreto pierde interés, porque aprendes a generar técnicas adaptadas a la situación de manera espontánea y adaptada perfectamente al momento y a la situación. ¿No es esto lo que perseguimos todos? La diferencia radica en que en vez de aprender técnicas concretas para cada situación, se aprenden los principios del movimiento y los efectos en el adversario y en uno mismo, de manera que la técnica comúnmente conocida es solo un recurso comprendido desde el punto de vista de principios.

“No es la técnica quién hace el movimiento sino el movimiento quién hace la técnica”

Francisco Javier Fernández Valdés.

En este sistema se le anima a todo el mundo a ser su propio maestro, es decir, aprender a estudiar el propio cuerpo y generar así un movimiento particular, adaptado a cada individuo.

Todo esto, que es sencillamente genial y simple, necesita de un entrenamiento de calidad, con un método pedagógico óptimo, esto es lo que me aporta Valdés. Desde entonces, han sido varias las visitas que he hecho a su Dojo y en una ocasión, el ha venido a visitarme a mí y realizamos en Murcia un entrenamiento de varios días.

Cada vez que nos vemos, realizamos un entrenamiento en el que comprueba los avances conseguidos y avanzamos en la consecución de las capacidades. Después de cada entrenamiento me voy a casa con mucha información de calidad, mucho trabajo para hacer, es un trabajo con unas pautas e instrucciones, pero sobre todo es un trabajo de BÚSQUEDA PERSONAL.

Entrenamiento en Murcia con Vadés y Aarón.

Ni que decir tiene que desde que estoy aprendiendo Yoseikan Budo, el sistema SDP Seguridad y Defensa Personal evoluciona de una manera más rápida y acertada.

Francisco Javier Fernández Lobato.

 

Opt In Image
Suscríbete y obten gratis el Manual de Seguridad y Defensa Personal en pdf
Programa técnico hasta Cinturón Negro de SDP
  • Accede al programa técnico de SDP- Seguridad y Defensa Personal y empieza ya tu formación.
  • Manual en color con imagenes explicativas de las técnicas del método SDP desglosado por niveles.
  • Además: Recibe notificaciones sobre nuevos artículos publicados así como de eventos de la Asociación Española de Formación en Seguridad y Defensa Personal.

Política de privacidad.

Podrás darte de baja cuando desees mandado un e-mail a info@aeseguridadydefensapersonal.com, asunto: "darme de baja"

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *